Congreso de EE.UU. advierte sobre el peligro de los Boeing 737 MAX

El organismo legislativo estadounidense consideró a la polémica aeronave como "defectuosa y peligrosa".

ESTADOS UNIDOS, Washington D.C.-. El Congreso de Estados Unidos publicó este viernes 6 de marzo un impactante informe acerca del peligro que conlleva viajar en los aviones Boeing 737 MAX. Por la envergadura de la institución, es inusual que exista una crítica de este tipo hacia la compañía fabricante de aeronaves estadounidense más importante.

“Defectuoso y peligroso”

“El Boeing 737 MAX es un avión básicamente defectuoso y peligroso”, sentenció la Comisión de Transporte del Congreso de Estados Unidos. Los legisladores realizaron algunas críticas a este modelo, que esta semana cumplirá un año sin volar. Entre ellas, destacaron presiones para aumentar la producción, suposiciones incorrectas sobre ciertas tecnologías, ocultamiento de datos y conflicto de intereses.

En su informe, el órgano legislativo estadounidense destacó que “los errores de diseño técnico o de certificación han tenido conformidad de la Administración Federal de Aviación (FAA)“. Al respecto, manifestó que Boeing ejercía fuerte influencia en esta institución. Desde la misma, por su parte, sostuvieron que “estamos abiertos a recibir una evaluación profunda”.

Una crisis histórica en Boeing

Como conclusión del análisis, el Congreso estadounidense llamó a modificar las leyes de la aviación comercial. “Desarrollar un avión que cumpla con las regulaciones de la FAA pero con estas falencias deja en evidencia que es preciso un cambio en el sistema de vigilancia de la aviación”, aseguraron. La firma, asimismo, no logró reponerse de la crisis que le ocasionó el fracaso del MAX 737, que derivó en las mayores pérdidas anuales desde 1997.

En enero de 2020, Boeing relevó a los directivos. David Calhoun, el nuevo CEO, prometió impulsar un cambio en la cultura interna y lograr restaurar la reputación de la empresa empañada por esta crisis. Los dos accidentes padecidos por el modelo de la discordia y las consecuencias posteriores produjeron que Boeing perdiera el primer puesto mundial en la construcción de aeronaves en manos de Airbus.

Compartir en: