Biden: "No habrá deportados en mis primeros 100 días de gobierno"

La políticas de inmigración fueron uno de los temas del debate entre el exvicepresidente y su competidor, Bernie Sanders.

ESTADOS UNIDOS, Washington D.C.-. El nuevo debate entre los dos precandidatos de peso que el Partido Demócrata mantiene rumbo a las elecciones en Estados Unidos tuvo en la inmigración uno de los temas centrales. Si bien ambos se diferenciaron de la política de Donald Trump al respecto, Bernie Sanders fue más drástico, mientras que Joe Biden sorprendió con una promesa.

La postura de Biden

El exvicepresidente prometió no realizar deportaciones durante los primeros 100 días de gobierno si es electo presidente. “No deportaré a ningún indocumentado”, señaló. No obstante, indicó que si es electo, aquellos migrantes que hayan cometido delitos sí serán expulsados del país. Para muchos expertos, esa medida lo asemejaría con la mantenida durante la administración de Barack Obama.

Sanders, las redadas y el DACA

Por su parte, el senador por Vermont enfatizó que “en el primer día de mi presidencia” se acabarán las redadas a cargo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Sanders sostuvo que si vence a Trump habrá “vía libre para que 11 millones de indocumentados puedan convertirse en legales”. Además, dijo que aumentará el programa DACA para casi 2 millones de personas.

No obstante, el senador se mostró contrario a seguir una línea de “fronteras abiertas”, algo de lo que Trump lo ha acusado en distintas oportunidades. “Más bien, serán fronteras humanas”, aclaró. En su turno, el exvicepresidente Biden sostuvo que “no es necesario un muro fronterizo”. “Nadie debe ir a la cárcel mientras que espera su audiencia”, enfatizó, y prometió enviar jueces a la frontera para que haya “soluciones inmediatas”.

El debate tuvo un tono menos virulento que los anteriores, y se dio en el marco de la pandemia de coronavirus. Sobre este tema, Biden llamó a “escuchar a la ciencia” y convocó a “sacrificios para lograr superar la crisis”. Sanders, en tanto, manifestó que la situación era “una oportunidad para repensar a Estados Unidos” y cuestionó a la “elite corporativa codiciosa”.

Compartir en: