El coronavirus centra el debate entre Biden y Sanders

El encuentro se realizó por primera vez sin audiencia, como parte de las medidas para prevenir la propagación del virus.

ESTADOS UNIDOS, Washington. Sin público y de pie. El coronavirus no solo ha motivado la emergencia nacional sino que alteró el formato del debate demócrata reducido a dos opciones: el exvicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders. La locación del encuentro finalmente se cambió de Arizona a Washington D.C, y el formato ha sido ambos de pie y no sentados, como propusieron los organizadores. Tampoco hubo un apretó de manos sino un saludo de brazos, acorde a estos tiempos de pandemia.

Ambos iniciaron examinando sus campañas y hablando sobre las debilidades de sus candidaturas. Sin embargo, el coronavirus protagonizó la primera parte del debate. Biden pidió escuchar a la ciencia y al mismo tiempo hacer sacrificios para lograr superar la crisis. Más adelante arremetió contra el mandatario Donald Trump por la gestión de la situación y por “exacerbar” los problemas del país.

El senador por Vermont se mostró más agresivo y aseguró que se trata de un tiempo para lidiar con la crisis y las consecuencias económicas, pero también para “repensar” a Estados Unidos. Sanders volvió a atacar a las clases adineradas y aseguró que se debe construir un país menos codicioso y corrupto, como ocurre en la “élite corporativa”.

Los aspirantes a la candidatura a la Casa Blanca elogiaron sus campañas electorales. Mientras Sanders destacó su apoyo en la comunidad hispana, Biden sacó a relucir sus triunfos tanto en el Supermartes donde ganó 10 d e los 14 estados votantes. También el Gran Martes donde se alzó con 4 de las 6 entidades. “¿Por qué estoy ganando todos esos lugares? Porque saben que soy un demócrata con “D” mayúscula que cree en la base del Partido”.

La emergencia nacional ha afectado la agenda de las primarias demócratas. Georgia pospuso hasta mayo las elecciones previstas para la próxima semana, igual que lo anunció el estado de Luisiana. El gobernador, Brian Kemp, declaró la emergencia en la entidad. También instó a suspender los eventos públicos así como las reuniones en iglesias y centros educativos. Nueva York, el nuevo foco del virus, confirmó tres personas fallecidas y 729 casos.

Compartir en: