EE.UU. sobrepasó las 75.000 muertes por coronavirus

El país volvió a reportar más de 2.400 decesos en un día, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins.

WASHINGTON, (Estados Unidos).- Las muertes por coronavirus en Estados Unidos se aceleran con rapidez. En las últimas 48 horas, han perdido la vida cerca de 6.000 personas, lo que elevó a cifra fatal a más de 75.423, de acuerdo con los datos de la Universidad Johns Hopkins. El número se acerca así a los 100.000 decesos que proyecta la Casa Blanca en el escenario más esperanzador de la pandemia.

Nueva York, epicentro del virus, reportó la muerte de 231 personas en las ultimas 24 horas. En total, el estado ya sobrepasó los 20.000 decesos, una cifra que mantiene en alerta a la autoridades,. El gobernador Andrew Cuomo aseveró, sin embargo, que el virus está de retirada en el estado y que se enfocan no en la decisión de abrir o no el estado, si no en cómo hacerlo.

Más adelante, se admitió sorprendido al conocer los resultados de encuestas realizadas en la entidad, que han permitido conocer cómo surgen los nuevos casos de covid-19. El sondeo en al menos 113 de ellos, determinó dónde pasan el tiempo los pacientes antes de contraer el virus: el 66 % estaba en su casa. “¿Estaban trabajando? No. Eran jubilados o desempleados”, agregó el funcionario.

Temor en la Casa Blanca

El mandatario Donald Trump fue sometido a un test de coronavirus este jueves 7 de mayo, de manera urgente. Esto luego de que un asistente de la Casa Blanca arrojó positivo en un análisis médico. Tanto el mandatario, como el vicepresidente, Mike Pence, fueron nuevamente evaluados, descartando cualquier contagio.

El presidente estadounidense es testeado cada semana con la prueba de detección rápida desarrollada por Abbott Labs. El producto fue autorizado por la agencia reguladora FDA para acelerar los resultados de los análisis médicos. Tras conocerse el caso del miembro de su equipo contagiado, Trump ordenó realizar tests diarios al personal interno de la Casa Blanca. El propio mandatario lo confirmó tras reunirse con el gobernador de Texas, Greg Abbott.

Compartir en: