La Casa Blanca confirma otro caso de coronavirus

El presidente Donald Trump ordenó exámenes diarios a los funcionarios de la casa presidencial.

WASHINGTON, (Estados Unidos).- La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, arrojó positivo en el test de coronavirus realizado este viernes 8 de mayo. Se trata del segundo caso del virus detectado esta semana en la Casa Blanca. Uno de los asistentes personales del primer mandatario también resultó contagiado, según confirmó el propio Donald Trump.

“Es una mujer joven y maravillosa. Katie dio buenos resultados en sus tests durante un largo período, y de repente, hoy arrojó positivo”. Así lo expresó el jefe de Estado estadounidense durante una reunión realizada con representantes republicanos en el Congreso. La nueva infectada no ha tenido contacto con el mandatario pero sí con el vicepresidente Pence, quien está al frente del grupo de trabajo de la pandemia en la Casa Blanca.

Miller, casada con el principal asesor de Trump, Stephen Miller, se sometió a la ronda de tests diarios ordenados por el mandatario, luego de detectarse el caso de coronavirus esta semana. La confirmación de sus resultados se dieron a conocer luego una demora demora de más de una hora en el vuelo que llevaríá a Pence a Iowa. Se cree que la funcionario tuvo contacto con la menos seis de las personas que abordaría ese avión, según destaca la prensa local.

Por su parte, el presidente Trump indicó que estuvo en el mismo salón que el edecán previamente infectado. De manera urgente, le fue practicado un test de coronavirus que en apenas 15 minutos mostró el negativo. Lo mismo la prueba practicada al vicepresidente Pence, a quien también se le realizan exámenes médicos semanales para descartar la enfermedad.

Coronavirus en Estados Unidos

Los casos confirmados en el país ya suman más de 1,2 millones, más de un tercio del total registrado a nivel global. La cifra de muertes superó los 75.500 luego de registrarse el tercer día consecutivo con más de 2.400 decesos por la pandemia. Nueva York, que se plantea la reapertura parcial de comercios, registró más de 231 nuevos fallecidos, aunque las hospitalizaciones han disminuido.

Compartir en: