"Incompetentes": Trump vuelve a acusar a China con dureza

El mandatario estadounidense escaló el conflicto con el país asiático en medio de la pandemia.

WASHINGTON, (Estados Unidos).- El mandatario Donald Trump reiteró su acusación contra el gobierno de China, por la gestión de la pandemia que ha dejado más de 322.000 fallecidos en todo el mundo. El jefe de la Casa Blanca se pronunció sobre el documento presentado por su homólogo Xi Jinping, en el que negó responsabilidad alguna sobre el virus que surgió a comienzo de año en la ciudad Wuhan.

Alguien que el diga a estos tontos que fue la incompetencia de China y nada más, lo que causó la matanza mundial“. Así se expresó el mandatario estadounidense en respuesta a la declaración de Pekín en la que señalan a su gobierno de “incompetente” y de usar a China para evadir la responsabilidad con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque no lo nombró directamente, Trump calificó como un “demente” al ministro de Exteriores en China, Zhao Lijian, quien una vez más apuntó contra la administración actual por su mala gestión y fracasar ante la crisis sanitaria que ha dejado más de 91.000 muertes en el país. Desde la Casa Blanca no se descartó no solo el recorte de fondos a la OMS, sino la salida de la organización.

Ante esta posibilidad, Lijian reaccionó con dureza contra Washington y e instó a “dejar de gastar dinero y aumentar la cooperación internacional”. Consideró asimismo “un mal cálculo” tratar de acusar a China de la pandemia para evadir sus responsabilidades, insistió. “Tratan de cubrir su respuesta incompetente”.

Cruce de culpas

Estados Unidos acusa a China de no haber actuado a tiempo ante la pandemia, incluso destruir evidencias del nuevo coronavirus, que serían muy importantes en plena búsqueda de la cura. El secretario de Estado, Mike Pompeo, arremetió contra el país asiático y dijo que obstaculiza las investigaciones sobre el origen del virus. Al igual que Trump, insistió en que la enfermedad salió de un laboratorio en Wuhan y no de un animal, como insiste el gobierno chino.

Compartir en: