El drama de un inmigrante latino detenido por hablar español

El caso de Yovani Camacho Cazares ha causado indignación entre los activistas por los derechos humanos.

CALIFORNIA,(Estados Unidos).- La historia de Yovani Camacho Cazares  y su pareja, detenidos por la policía de Wilkes Barre, en Pensilvania, ha generado una de polémica disputa legal. El inmigrante de origen latino, elevó su voz ante lo que ha considerado una grave violación de sus derechos más básicos.

Según relataron ambos a los medios locales, transitaban con el automóvil al que, según admitió, difícilmente se le leía la matrícula. Acto seguido, explicaron la situación a los agentes al tiempo que le mostraron documentos del seguro y una tarjeta consular, pese a no poseer un permiso de conducir. Igualmente, los policías constataron los datos de la placa del auto.

Su pareja, identificada como Melissa Ponce, que es ciudadana estadounidense, sí mostró sus licencias. Los agentes procedieron a indagar los antecedentes del hombre inmigrante sin encontrar delito alguno. Además, consultaron con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que ordenó finalmente detenerlo por no contar con la respectiva documentación.

El caso es abordado por la Unión de Libertades Civiles. Estos argumentan que la detención de Camacho Cazares únicamente obedeció a sus orígenes latinos y a que se expresó en su idioma español. Denunciaron asimismo la violación de sus derechos constitucionales, al estar casi al borde de la deportación. También permaneció ilegalmente en una presión del Condado Pike.

La justicia le ha concedido la libertad bajo fianza. La queja interpuesta por Camacho y los activistas de Unión de Libertades Civiles, destaca que los oficiales “tuvieron motivos o intenciones malsanas y fueron imprudentemente e indiferentes a los derechos constituciones y federales de su defendido”. Durante el extendido interrogatorio a Camachi, habrían insistido en su estado migratorio, a lo que él se negó a constestar.

Compartir en: