Trump, otra vez furioso contra los gobernadores: "Pasaré por arriba de ellos"

El presidente de Estados Unidos volvió a mostrar su desagrado con los dirigentes estatales por no reabrir el país.

WASHINGTON D.C. (Estados Unidos)-. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a mostrar su enojo hacia los gobernadores de los estados de su país. En declaraciones desde la Casa Blanca, el mandatario prometió “pasar por arriba de ellos” en el caso en que no sean reabiertos los templos religiosos. “Son espacios que mantienen unida a nuestra sociedad”, afirmó el estadounidense.

“Los gobernadores deben hacer lo correcto y permitir que los templos se abran este fin de semana”, expresó Trump ante la prensa. Previamente, había considerado esenciales a las sedes religiosas. “Estados Unidos necesita más oración, no menos. La gente lo está demandando”, argumentó. Por ello, indicó que si los mandatarios estatales no siguen su pedido, “los pasaré por arriba”.

Desde que se desató la pandemia, en Estados Unidos se ha reiterado la discusión acerca del rol del gobierno federal para tomar medidas dentro de los estados. De hecho, el gobernador Andrew Cuomo llegó a decirle a Trump que él “no es el rey del país”. Desde hace varias semanas, el jefe de Estado instó a las entidades a reabrir la economía, pero muchos de ellos resistieron la orden presidencial, argumentando el federalismo.

“Llamo a los gobernadores a reabrir los templos ahora mismo”, puntualizó Trump. En sus declaraciones, el presidente criticó a los dirigentes estatales que “consideran esenciales a tiendas que venden alcohol y clínicas que realizan abortos, y no así a los espacios de culto“. El republicano recordó que “millones de compatriotas consideran su fe como parte central de sus vidas”, y que los lugares sagrados mantendrán condiciones de higiene. “Ellos aman a sus congregaciones y no querrían que nada malo les pase”, agregó.

Pese a la vehemencia de Trump, luego la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, bajó el tono a sus declaraciones. La funcionaria expresó que el pedido era un “aliento enfático” a que los gobernadores cumplan la orden. Pero no aseguró que fuera a haber sanciones por no efectuar la demanda presidencial.

Compartir en: