"Estados Unidos no necesita anarquía": Donald Trump anuncia drástica decisión para detener protestas

Los disturbios por el caso de George Floyd crearon tensión a las afueras de la Casa Blanca.

WASHINGTON, (Estados Unidos).- “Estados Unidos necesita seguridad, no anarquía“. Con esa frase, el presidente Donald Trump argumentó el decreto de toque de queda con el que ha decidido mitigar las violentas protestas replicadas en todo el país. Las manifestaciones se han radicalizado en las últimas horas, e incluso obligaron a activar los protocolos de seguridad en la Casa Blanca, asediada por los manifestantes.

El presidente estadounidense detalló que la medida comenzará a regir desde las 7:00 p.m. “Quien viole la ley será detenido y enfrentará cargos criminales”, dijo al calificar como una “desgracia” el casos por las manifestaciones en la capital estadounidense y una treintena de ciudades. Asimismo volvió a acusar a los “anarquistas profesionales” de organizar estos disturbios y amenazó con invocar una ley de 1807 para desplegar al Ejército estadounidense.

Poco antes de la conferencia en el jardín de las Rosas de la residencia presidencial, Donald Trump visitó la capilla St. Johns que sufrió daños durante las protestas a las afueras de la Casa Blanca. En el sitio, las fuerzas de seguridad debieron dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos. “Soy un presidente de la ley y el orden”, dijo al tiempo que se mostró aliado de las protestas pacíficas. Sin embargo rápidamente se movió y volvió a los comentarios amenazantes.

“Hoy he recomendado encarecidamente a cada gobernador que despliegue a la Guardia Nacional en cantidades suficientes para dominar en las calles. Los alcaldes y gobernadores deben establecer una presencia policial abrumadora hasta que la violencia haya sido sofocada”, enfatizó. Más adelante, advirtió que en aquellas ciudades o estados que se nieguen a tomar las medidas necesarias para proteger la vida y propiedad de sus residentes, se desplegará las fuerzas militares.

Clamor por la paz

El caso del afroamericano George Floyd ha desencadenado protestas en todo el país. Este lunes 1 de junio, a una semana de su asesinato por policías de Minneapolis, sus familiares y allegados se acercaron a la calle 38 de la Avenida Chicago. En medio de un altar improvisado en el lugar de su crimen, su hermano menor Terrense Floyd, pidió detener la violencia. “Somos una familia pacífica, temerosa de Dios. Hagamos esto de otra manera”, dijo.

Compartir en: