#WhiteHouseDown: el día en que la Casa Blanca debió apagar sus luces

La furia por el asesinato del afroamericano George Floyd también causó caos en la residencia presidencial.

WASHINGTON, (Estados Unidos).- Las protestas en repudio al asesinato del afroamericano George Floyd se han replicado en una treintena de ciudades estadounidenses. Washington D.C. no fue la excepción y vivió horas de terror cuando el pasado domingo 31 de mayo, decenas de manifestantes cercaron la Casa Blanca, motivando un despliegue de seguridad como hace mucho no se veía en la residencia presidencial. El hecho tuvo fuerte repercusión en las redes sociales, catalogado como #WhiteHouseDown.

El mandatario Donald Trump, quien desde el lujoso edificio, ha seguido de cerca las protestas las cuales ha pedido repeler con la acción policial, debió refugiarse en un búnker subterráneo, ante el temor de que los manifestantes se atrevieran a traspasar las vallas fuertemente escoltadas. Fue así que las protestas que iniciaron de manera pacífica se tornaron más agresivas al caer la noche.

La oscuridad se hizo más densa con el apagón de luces de la residencia. En el interior reinaba la incertidumbre. A las afueras, los manifestantes que destrozaban banderas quedaron desorientados ante un apagón de luces en toda la Casa Blanca que no ocurría desde 1889. Ni el portavoz, Judd Deere, ni los Servicios Secretos dieron detalles del protocolo de seguridad, pero el diario local The New York Times reveló el dato del búnker donde el mandatario se resguardó junto a su hijo y su esposa, Melania.

En medio de las calles que quedaron en un denso negro, los manifestantes encendieron fuego y continuaron exclamando consignas contra el racismo. Asimismo clamaron justicia por la muerte de George Floyd. Horas después, el mandatario estadounidense envió un mensaje a los gobernadores. Los llamó “cobardes” y pidió actuar para “dominar” sobre los grupos que incitan las violentas manifestaciones. “Cuanto más duro seas, menos probable será que te golpeen”, se escucha decir en una grabación filtrada en los medios locales.

Nuevas protestas

Las manifestaciones no se han detenido pese a las amenazas de Donald Trump. Mientras preparaba su discurso en el jardín de las Rosas de la residencia presidencial este lunes, los manifestantes se mantuvieron en sus reclamos. Esto ameritó la acción de la policía que buscó despejar la zona para que el mandatario llegara hasta la capilla St Johns l. La tensión a las afueras se acrecentó cuando las fuerzas de seguridad intentaron dispersar con gases lacrimógenos a quienes protestaban.

Compartir en: