Inmigrantes en riesgo: la Corte Suprema falla a favor de Trump

El máximo tribunal emitió una dura sentencia referida a las solicitudes de asilo.

WASHINGTON D.C. (Estados Unidos)-. A una semana del golpe que significó el fallo sobre el programa DACA, la Corte Suprema de Estados Unidos emitió este 25 de junio una nueva sentencia favorable al gobierno de Donald Trump. En esta oportunidad, el máximo tribunal avaló la deportación inmediata de los solicitantes de asilo. Esto significó un duro golpe para los inmigrantes en el país norteamericano.

Con este fallo, la administración estadounidense quedó autorizada a expulsar del país a cualquier inmigrante ilegal de manera repentina. Así, ni siquiera deberían esperar para ello que la persona en cuestión preste declaración ante un juez federal debido a su ingreso ilegal a Estados Unidos. La sentencia tuvo 7 votos a favor y solo 2 en contra, desde donde se sostuvieron argumentos en defensa de los inmigrantes.

Jurídicamente, la Corte Suprema dejó sin efecto el fallo anterior de un juez federal sobre el caso Vijayakumar Thuraissigiam, un ciudadano de Sri Lanka detenido al cruzar ilegalmente vía México. En ese momento, el detenido había solicitado asilo, bajo el argumento de que estaba siendo perseguido. No obstante, el Departamento de Justicia sostuvo que no podría dar lugar a su reclamo, y que correspondía deportarlo.

En sus fundamentos, los magistrados dejaron claro sus diferentes criterios al respecto, Samuel Alito, a cargo de redactar el fallo con las opiniones mayoritarias, enfatizó en que muchos inmigrantes “mienten” al denunciar persecución en su país de origen, como argumento para asilarse en Estados Unidos. Sonia Sotomayor y Elena Kagan, de origen progresista, mostraron su disidencia.

Los argumentos de los jueces

En clave política, la sentencia implica un espaldarazo a la postura de Trump, quien reforzó la dureza de sus discursos contra los inmigrantes en esta campaña electoral. Cuando el máximo tribunal había validado el programa DACA, el mandatario había reaccionado con dureza. Incluso, preguntándose si los jueces de la Corte Suprema “no lo querían”. Una semana después, el escenario varió.

Compartir en: