El pedido de captura, ¿la nueva carta de Donald Trump en la campaña?

Cómo impacta la sorpresiva solicitud de Irán a casi cuatro meses de las elecciones.

Por Matilde Serra-. Con la pandemia, el mundo cambió. Y el escenario que Donald Trump imaginaba para los meses de campaña electoral se esfumó abruptamente, obligándolo a reconfigurar los ejes con los que buscará convencer a los estadounidenses de darle un nuevo período en la Casa Blanca. En ese sentido, el inédito pedido de captura en su contra dictado por Irán puede, paradójicamente, darle una oportunidad.

Para Trump, el trimestre que finaliza fue el más difícil desde que asumió el cargo. Cuando el coronavirus asomó en Estados Unidos, respondió con premura, creando un equipo liderado por el vicepresidente Mike Pence y sostenido por asesores de la talla de Anthony Fauci. Pero esa elogiada acción inicial viró cuando, repentinamente, su país se convirtió en el epicentro de la pandemia.

La tenacidad de Trump para reabrir la economía cuando la curva no había descendido, sus desplantes a Fauci, o polémicas rebeldías contra el uso de mascarilla, minaron su credibilidad. A eso se sumó la abrupta caída de la economía, que le arrebató el elemento en el que el republicano pensaba basar su campaña: el pleno empleo, los salarios altos y la estabilidad. Así, a casi cuatro meses de las elecciones, Trump afronta un cuadro complejo.

El escenario, a cuatro meses de los comicios

No hay certezas de que la economía levante para noviembre, y semana a semana, Joe Biden consolida su figura, apoyado por los cuadros demócratas. Las últimas encuestas mostraron al presidente más de 10 puntos por debajo de su rival, y aumentaron el nerviosismo de la Casa Blanca. Pero a Donald Trump le queda una carta para volver a seducir al electorado que confió en él en 2016 y lo sostuvo hasta que llegó la pandemia.

Se trata del nacionalismo, ese elemento que permitió a ambos George Bush sobrellevar duros momentos, y que suele ser sostén de los mandatarios de la máxima potencia del planeta en tiempos de zozobra. Trump tiene en su mano varios recursos ya utilizados (la disputa con China, el muro fronterizo con México, o la siempre latente amenaza yihadista). Pero el pedido de captura internacional de parte de Irán lo invita a interpelar a la sociedad norteamericana y el Partido Republicano. Su inmunidad de arresto, si es derrotado, queda sin efecto para 2021. ¿Se arriesgarán a entregar a su 45º presidente a uno de los máximos enemigos de Estados Unidos? El orgullo estadounidense puede, como otras veces sucedió, salvarlo.

Compartir en: