Estados Unidos radicaliza las restricciones hacia Hong Kong

El secretario de Estado, Mike Pompeo, justificó la nueva medida e en la seguridad del país.

WASHINGTON, (Estados Unidos).- El secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció nuevas medidas que presionan aún más a China, en la finalidad de la administración de Donald Trump por defender a la excolonia británica Hong Kong del intervencionismo de Pekín. El funcionario de Estados Unidos confirmó así el fin de las exportaciones de equipos de defensa a Hong Kong.

La Casa Blanca también tomará medidas para terminar con la exportación de tecnologías de doble uso al territorio, tanto comerciales como militares. “Nos vemos obligados a tomar esta medida para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos. Ya no podemos distinguir entre la exportación de artículos controlados a Hong Kong o China continental“, señaló Pompeo. Sucede horas después de la revocación del “estatus especial” anunciada por el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

China recientemente decidió imponer una nueva legislación de seguridad que ha generado preocupación entre los activistas de la democracia de Hong Kong. Esto a raíz de las acusaciones sobre Pekín por deteriorar aún más la autonomía a la cual se comprometió cuando Gran Bretaña devolvió el territorio a China en 1997. La situación ha motivado violentas protestas con cientos de heridos y detenidos como resultado.

El gobierno chino ha respondido a la acción con nuevas restricciones para el visado a funcionarios estadounidenses que han reaccionado de manera “ofensiva” sobre el conflicto por Hong Kong. La medida ya estaba anunciada como represalia por la acción tomada por Washington sobre posibles sanciones a voceros de Pekín que han vulnerado la autonomía. También los derechos humanos en la excolonia británica.

El peor momento

Las relaciones diplomáticas entre China y Estados Unidos se encuentran en su punto más crítico. Washington ha insistido en acusar al gobierno de Pekín de ocultar la gravedad de la pandemia que ha llevado a la muerte a más de 500.000 personas en el mundo. China, por su parte, acusa al gobierno de Trump de no asumir su fracaso y de crear rumores sobre el coronavirus. Ambos países también confrontaron por el caso del afroamericano George Floyd, asesinado en Minneápolis.

Compartir en: