Connect with us

Hi, what are you looking for?

El IntranewsEl Intranews

USA

Estados Unidos se divide políticamente por el aborto como derecho inalienable y una cuestión enajenable

La Corte Suprema había dejado de criminalizar la decisión de las mujeres en todo el país en 1973 tras el caso Roe vs Wade.

Estados Unidos
Fuente: Reuters.

ESTADOS UNIDOS.- El aborto se ha vuelto uno de los temas más controversiales en las últimas semanas en Estados Unidos tras el fallo de la Corte Suprema. La división de las y los estadounidenses es sumamente marcada y se ha ido constituyendo, paradójicamente, como derecho inalienable y una cuestión enajenable. Pese a ello, las y los demócratas apoyan la interrupción del embarazo y las y los republicanos se muestran en contra de que las mujeres decidan sobre su cuerpo. 

En 1973 la división era menos marcada. Votantes republicanos y demócratas eran igualmente proclives a decir que el aborto debía ser legal, mientras que era fácil encontrar funcionarios republicanos que apoyaban el derecho al aborto y demócratas que se oponían. El aborto a petición era legal en cuatro estados a principios de la década de 1970 y otros 14 lo permitían en algunas circunstancias. Si bien la Iglesia Católica se oponía al aborto, la Convención Bautista del Sur declaraba que debía permitirse en muchas circunstancias.

El aborto divide a la población en Estados Unidos 

Ninguno de los partidos consideraba el aborto como una cuestión que los definía. Las y los republicanos, como la primera dama Betty Ford, dijeron que la decisión de Roe era “una gran, gran decisión”, mientras que algunos demócratas, como el recién electo senador Joe Biden, dijeron que el fallo del tribunal iba “demasiado lejos”. Las y los votantes tampoco veían la cuestión según el bando partidario. El sondeo de opinión de la Encuesta Social General descubrió en 1977 que el 39% de republicanos decía que el aborto debía permitirse por cualquier motivo, frente al 35% de demócratas.

Según Reuters, en los años siguientes, activistas conservadores como Phyllis Schlafly aprovecharon el tema como una amenaza para los valores tradicionales y reclutaron a las iglesias evangélicas, que habían mostrado un nuevo interés en la política tras una serie de sentencias judiciales que limitaban la oración en los lugares públicos. Estos grupos presentaron el aborto como una amenaza para la estructura familiar, junto con otros acontecimientos sociales más amplios como los derechos de los homosexuales, el aumento de las tasas de divorcio y el trabajo de las mujeres fuera del hogar.

Para los pastores y los feligreses, el aborto se convirtió en un tema de representación de las preocupaciones sobre una sociedad liberalizada, dijo Mary Ziegler, historiadora jurídica de la Universidad de California-Davis. “Para muchos evangélicos, se trataba más bien de la familia, la mujer y el sexo”, agregó. Ahora, Estados Unidos se divide ante una política que, ciertamente, coarta la libertad de elección de las mujeres, la cual, debe consolidarse como un derecho inalienable y no como enajenable. 

Estados Unidos
Fuente: Reuters.

El Intra América News © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados